Por REDACCIÓN | El Instituto de Salud y Seguridad Laboral de la Región de Murcia ha editado una Guía de atención a las víctimas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, impulsada por la Pastoral del Trabajo de la Diócesis de Cartagena y con la participación de los agentes sociales, así como diversas entidades de la propia Administración regional y Cruz Roja.

Pincha la imagen para conocer toda la Estrategia

Con la publicación de esta Guía se cumple uno de los puntos de la Estrategia de Seguridad y Salud Laboral de la Región de Murcia 2019-2022, pero también un viejo anhelo de las organizaciones de los trabajadores y la propia Pastoral Obrera y del Trabajo, que llevaban tiempo clamando contra el desamparo que sufren las víctimas de la siniestralidad, sus familiares y allegados, al producirse este tipo de tragedias.

Pincha la imagen para descargar la Guía

De hecho, la idea de ofrecer una orientación mínima en torno a los accidentes de trabajo nació, hace cinco años, en una mesa redonda convocada por la Pastoral del Trabajo de la Diócesis de Cartagena, en la que participaron los secretarios generales de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras, así como un representante del Gobierno de la Región de Murcia. En ese acto, celebrado el 26 de abril de 2017 en el Instituto Teológico de Murcia con motivo de la celebración del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, surgió el compromiso de trabajar en favor de la sensibilización sobre la siniestralidad laboral.

Imagen de la mesa redonda de abril de 2017, organizada por Pastoral Obrera, en la que surgió la elaboración de la Guía que ahora ha visto la luz.

“Ya entonces era preocupante el número de accidentes mortales en el trabajo que se registraban en la Región de Murcia, y lo que hemos visto en este tiempo es que el número de fallecidos en el trabajo se mantiene de forma constante en torno a la treintena, por las mismas causas como caídas en altura, atrapamiento de máquinas…”, declara Cande Hernández Rosique, militante de la HOAC y miembro de la Pastoral del Trabajo.

El trabajo es para la vida

Esta propuesta se enmarca desde la Campaña de la Pastoral Obrera: “El trabajo es para la vida: ni un muerto más”. En ella se transmitió la necesidad de no escatimar esfuerzos económicos, profesionales y humanos a la hora de garantizar una mayor atención a las víctimas de un accidente laboral y a sus familias. Se demandaba formación, recursos, y protocolos de actuación concretos a la hora de comunicar el fallecimiento de un trabajador o trabajadora a su familia. “Ante estas situaciones, es importante garantizar el cumplimiento de la legislación en materia de prevención, pero no podemos olvidar a las personas afectadas y sus familias, prestándoles atención desde que se produce el accidente y con la comunicación y la cercanía, pudiendo contar con los apoyos necesarios”, señala esta componente del Equipo de Pastoral del Trabajo.

En la introducción de la Guía se recoge esta motivación que ha inspirado su elaboración. También, información necesaria para los trabajadores y las trabajadoras sobre definiciones y legislación vigente, con respecto a accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, así como el protocolo operativo para la activación de asistencia psico-social en caso de accidentes laborales con víctimas mortales en el lugar de trabajo.

Proceso largo y minucioso

Ha sido un proceso largo y lento. “Los ritmos de la Administración son los que son, a lo que hay que añadir que en estos cerca de cinco años ha habido cuatro directores distintos al frente del Instituto regional de Salud y Seguridad Laboral, pero ya se sabe que lo importante son los procesos que nos ha permitido dialogar y entablar relaciones con todas las partes”, añade Hernández.

En la imagen, representantes de la Pastoral del Trabajo, de la Administración regional y de las organizaciones sindicales y empresariales, tras la presentación de la Guía. | Foto: CARM

Han sido innumerables las reuniones, los debates, los acuerdos y las revisiones, “la Administración mira todo mucho”, entre la Dirección General de Dialogo Social y Bienestar Laboral, a través del Instituto de Seguridad y Salud Laboral, la Dirección General de Seguridad Ciudadana y Emergencias (112), la Pastoral del Trabajo, la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de la Región de Murcia (CROEM) y los sindicatos UGT, CCOO, USO y CGT.

Protocolo de actuación

Pero, además, se ha conseguido implicar a la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias 061 y a Cruz Roja Española para establecer un protocolo de actuación ante un siniestro laboral o diagnóstico de enfermedad profesional, con el fin de ofrecer una primera atención psicológica a la familia, compañeros de trabajo y responsables de la empresa.

“La idea es que las personas afectadas sepan cuáles son sus derechos y qué prestaciones y servicios están a su disposición, incluido el papel de las Mutuas. Es verdad que mientras que la atención psicológica, sanitaria y de los servicios sociales ha quedado bien reflejada, falta quizás un desarrollo mayor del aspecto jurídico”, reconoce Hernández. También se ha elaborado un tríptico donde se sintetiza el contenido de la guía, con lo que es necesario saber en caso de accidente mortal o enfermedad laboral.

Organizaciones y entidades participantes en la elaboración de la Guía.
Difusión de la Guía

Ahora toca dar a conocer la guía a través de las herramientas de comunicación de las partes implicadas, de modo que se pueda llegar, a pesar de las dificultades que en estos casos implica la salvaguarda de la privacidad y la protección de los datos de las víctimas, a quienes sufran una desgracia en el entorno laboral.

Por otra parte, también se ha logrado elaborar una publicación sobre Consejos Preventivos para personas trabajadoras del hogar, que no están contempladas dentro de la legislación sobre prevención de riesgos, otras de las grandes preocupaciones de la Pastoral del Trabajo, similar a la que ya existe en Andalucía y País Vasco.